Un ajuar para el bebe

11 / 03 / 2002 | General
Un ajuar para el bebe

Un negocio creado a partir del agasajo al recién nacido

María Virginia Solia, de 29 años, es la creadora y dueña de Baby Gift, empresa dedicada a agasajar a los bebes en el día y en el lugar de su nacimiento con un ajuar. Sus clientes, fundamentalmente, son los departamentos de Recursos Humanos de empresas que tengan este beneficio para sus empleados.

"Regalos para el personal" es la definición que Solia da de su negocio, que desde fines de 1998 creció ininterrumpidamente. Finalizó en 2001 con un incremento de casi el 45% en sus ventas, a pesar de la crisis, ya que "como las empresas no pueden tener mejoras salariales, están tratando de compensarlo con beneficios para el personal", explicó la emprendedora.

La inversión inicial de $ 3000 incluyó el primer mailing, testeos de productos, packaging y hasta el último detalle para tener una estructura sólida para poder tratar con grandes empresas. "Desde el primer día anoté todos los gastos detalladamente para poder recuperarlos, porque la idea es que sea una empresa rentable y no un hobby", recordó.

Entre los clientes de Baby Gift se encuentran Argencard, American Express, Editorial Planeta, Blaisten, Lan Chile, Arauca Bit, MTV y Federal Express, que actualmente llegan a 100 clientes activos. "Para mí, conseguir cada cliente es un logro impresionante", expresó Solia, orgullosa de sus logros.

Muchas empresas usualmente tienen asignados sus presupuestos en enviar arreglos florales porque "no tienen tiempo de ir a comprar otros regalos". Por esto, y coincidentemente con el nacimiento de su primer hijo, Solia tuvo la idea de que se podían reorientar estos presupuestos hacia algo más útil para el uso del bebe.

Proyecto personal 

Tener su propio emprendimiento personal y poder dedicarles más tiempo a sus hijos, de 4 y 2 años, fueron los disparadores para que la emprendedora, licenciada en relaciones públicas, comenzara a delinear su empresa. "Cuando comencé, fui trabajando desde mi casa con un celular y un fax", contó Solia, y subrayó: "Tuve que tener mucho profesionalismo detrás porque, de repente, si llamaba algún cliente no podía atender desde la cocina con el bebe a upa, entonces me impuse horarios de trabajo".

Cuatro años después, Baby Gift tiene una oficina y un depósito en la ciudad bonaerense de Ituzaingó, registró una facturación de $ 78.600 pesos en 2001 y sus ajuares ya fueron recibidos por 1800 bebes.

Al comienzo de su negocio Solia estaba sola. "Yo cobraba, vendía, hacía todo", admite; ahora se dedica a "casi todo", ya que se encarga de todo el proceso en su negocio, menos la parte administrativa, que está a cargo de su hermano, y las entregas y las cobranzas que fueron tercerizadas.

Luego de haber realizado una alianza con Disney para comercializar sus productos, Solia tiene el proyecto de tener un inversor o sponsor para poder dedicarse exclusivamente al management de su empresa y al seguimiento personal de cada cuenta. 

Además del proyecto de trasladar su oficina y showroom a la Capital para facilitar la entrega de los ajuares, Solia planea avanzar con el servicio de "regalos para el personal", extendiendo su servicio más allá de los nacimientos, por ejemplo, en fechas como el Día del Niño y Navidad, además de regalos para bodas, entre otras fechas especiales.

María Eugenia Aguirre emprendedores@lanacion.com.ar

LA NACION Economía

 

Compartir


Categorías


Newsletter


Últimas Entradas

Cuéntanos que estás necesitando